Pediatría: Aumentan las muertes de niños y adolescentes por ingesta de opioides

Una investigación realizada en Estados Unidos califica el consumo de drogas ilícitas y por prescripción como un problema de salud pública que se ha traducido en 8.986 fallecimientos en casi dos décadas

 

Océano Medicina
Un estudio realizado de manera transversal por investigadores estadounidenses reveló que en los 18 años transcurridos entre 1999 y 2016 fallecieron 8.986 niños y adolescentes a causa de envenenamientos por opioides ilícitos y por prescripción en Estados Unidos. Esto representa un aumento en la tasa de mortalidad de 268.2% por esta causa en población pediátrica, en comparación con el período anterior.

El número, que corresponde solo a los registros de este país, demuestra en cifras los riesgos de la alta ingesta de opioides como problema de salud pública en niños y adolescentes, como ya lo ha alertado a nivel global la Organización Mundial de la Salud.

Los resultados del estudio estadounidense fueron difundidos en la revista científica especializada JAMA, donde se precisa que los datos analizados fueron obtenidos de los archivos e historias médicas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos. Además, los investigadores precisan que el aumento de los fallecimientos no solo ha dependido del mayor acceso de los chicos a drogas ilícitas sino, también, del exceso en la prescripción de fármacos opioides o la falta de control y seguridad en su administración e ingesta.

El trabajo de recopilación y segmentación de los datos fue realizado entre el 1 de junio y el 31 de octubre de 2018, y requirió del análisis de una muestra compuesta por los registros de los niños y adolescentes menores de 20 años que murieron entre 1999 y 2016 en los centros de salud.

El resultado reveló que de los 8.986 niños y adolescentes que fallecieron por opioides por prescripción e ilícitos en ese período, 73.1% eran de género masculino.

En cuando al rango de edades con más prevalencia, 88.1% de los fallecidos fueron adolescentes de entre 15 a 19 años, mientras que 6.7% fueron niños de entre 0 y 4 años. Esta cifra, les permitió a los investigadores concluir que la tasa de mortalidad pediátrica general presentó un aumento de 0,22 a 0,81 por cada 100.000 pacientes, lo que representa un incremento de 268,2%, en comparación con la cohorte anterior.

Un factor que llamó la atención del equipo estadístico fue que, si bien las tasas anuales más altas fueron registradas en adolescentes, resultó notorio un aumento lineal y constante entre las muertes de niños de 0 a 4 años y los de 5 a 9 años por estas causas.

Entre los adolescentes de 15 a 19 años, la heroína fue el opioide que estuvo implicado en mayor cantidad de fallecimientos, siendo causante de 1.872 muertes.

En cuanto a la población infantil, 7.263 (80.8%) de todas las muertes pediátricas por opiáceos fueron no intencionales, 5.537 (61.6%) ocurrieron fuera de un centro médico, y 3.419 (38.0%) niños murieron en el hogar o en otro entorno residencial.

De acuerdo con los autores, estos resultados demuestran que “las intervenciones pediátricas específicas y centradas en la familia son necesarias para tratar las intoxicaciones pediátricas con opioides”.

De igual forma concluyen que “estos hallazgos sugieren que es probable que la epidemia de opiáceos siga siendo un problema de salud pública cada vez mayor en los jóvenes, a menos que los legisladores, los funcionarios de salud pública, los médicos y los padres tengan una visión más amplia de la crisis de los opioides e implementen medidas de protección que sean específicamente pediátricas y estén centradas en la familia“.

 

Referencias: US National Trends in Pediatric Deaths From Prescription and Illicit Opioids, 1999-2016. JAMA Network. 2018.

Completá el formulario y descargá el contenido

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

X

Envianos tus datos yReservá tu curso

Complete todos los campos obligatorios y un asesor académico se pondrá en contacto a la brevedad.