Extrajeron un feto para operarlo y lo recolocaron en el vientre materno ¿Cómo lo hicieron?

Expertos británicos y belgas corrigieron la espina bífeda de un feto de 24 semanas fuera del cuerpo de la gestante

Oceáno Medicina

Espina bífeda. Ese era el diagnóstico de un feto de 24 semanas de gestación que fue atendido en un centro de salud del Reino Unido. Protagonista de una operación atípica, el feto fue intervenido quirúrgicamente fuera del vientre para corregirle esta condición y fue reinsertado, ya sin problemas, en el cuerpo de su madre.

La operación fue realizada poco después de que el equipo de enfermeras y obstetras detectara la condición a través de una prueba rutinaria donde se comprobó que la cabeza del bebé no se correspondía con las medidas normales y se procedió a un examen de espina bífeda. En los resultados se reveló el inicio de la malformación, y se alertó sobre los riesgos que esto podría generar a futuro en el desarrollo de su médula espinal y las dificultades que podría presentar para caminar, incluyendo la posibilidad de parálisis.

Bethan Simpson, de 26 años, fue la madre que escogió someterse a esta operación. Según relata, mientras le explicaban las posibilidades de su bebé, los médicos le hablaron sobre la existencia de esta extraña cirugía fetal con la que, aunque con riesgos altos, se podría corregir el problema antes de que se agudizara, sin afectar el desarrollo del feto.

“Nos dijeron que nuestra pequeña tenía espina bífida. Nos ofrecieron continuar con el embarazo, terminar con el embarazo o una nueva opción llamada cirugía fetal, reparándola antes de que nazca. Tuvimos que hacerlo. También tuvimos que cumplir con algunas normas muy estrictas”, relató Bethan Simposon en una entrevista al diario británico The Mirror.

“La bebé y yo pasamos por pruebas de líquido amniótico, resonancias magnéticas y exploraciones implacables. Nos aprobaron y planeamos una cirugía. Nuestras vidas fueron una montaña rusa”, relató.

La operación fue realizada con éxito y consistió en extraer al feto del útero y reparar su médula en el exterior para, posteriormente, recolocarlo en el vientre de la gestante.

Aunque sigue siendo considerado un embarazo de riesgo, los expertos aseguran que la bebé ha continuado su crecimiento sin mayores contratiempos y se espera que esté lista para nacer en abril, cuando se le realizarán exámenes exhaustivos.

La intervención quirúrgica fue realizada por un equipo multidisciplinario de especialistas del University College London y del Great Ormond Street Hospital, junto con apoyo de médicos belgas. Esta es una operación de alto riesgo y muy poco frecuente, y fue realizada por primera vez, precisamente, en Bélgica.

Completá el formulario y descargá el contenido

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

X

Envianos tus datos yReservá tu curso

Complete todos los campos obligatorios y un asesor académico se pondrá en contacto a la brevedad.