Definición y criterios para diagnosticar infección quirúrgica

Clásicamente se ha denominado infección de la herida quirúrgica, la que desarrollaba una secreción purulenta o absceso. A partir de 1980 se aplican los criterios de los CDC para el National Nosocomial Infections Surveillance System (NNISS), que se han ido modificando hasta llegar a la definición actual, sustituyendo el término herida quirúrgica por lugar o sitio de la intervención.

Podemos así definir la IQ como la que se produce después de un acto quirúrgico, afectando a piel y tejido celular subcutáneo, fascia y paredes musculares, o cualquier otra parte del cuerpo distinto de la incisión, abierta o manipulada durante el procedimiento operatorio.

Criterios para diagnosticar una infección quirúrgica: Constituyen el conjunto de datos clínicos, microbiológicos, anatomo-patológicos o radiológicos que evidencia la existencia de una infección.

Completá el formulario y descargá el contenido

X

Envianos tus datos yReservá tu curso

Complete todos los campos obligatorios y un asesor académico se pondrá en contacto a la brevedad.